Bioenergía en el “Mont du Soleil”

 

Desde su más tierna infancia, Agathe Bursin ha soñado con firmar sus propias cuvées en el corazón de Westhalten, un pequeño pueblo alsaciano. Dos décadas de arduo trabajo le han permitido establecerse como una figura talentosa y dinámica en la viticultura local.

Como suele ocurrir en la comunidad, la historia de esta finca es familiar. Nacida en el seno de un enólogo, Agathe Bursin puede enorgullecerse de ver el vino fluir por sus venas. De hecho, a la muerte de su bisabuelo, su bisabuela decidió unirse a la bodega cooperativa local. Pero, en 2000, la joven ve las cosas de otra manera. Ella y su prima se hacen cargo del negocio y, mientras esta última se dedica a la viña de alto rendimiento, ella recupera viñas viejas ubicadas en Zinnkoepflé. Un grand cru conocido por su clima y altitud aptos para el cultivo de gewurztraminer y la elaboración de vinos botritizados. El que significa “Monte del Sol” se beneficia de un microclima complejo e interesante. Sol y viento conviven para ofrecer a la uva un agradable equilibrio entre frescor y generosidad.

A pesar del pequeño tamaño de su finca, que incluye 5,2 hectáreas de uva blanca y 0,8 hectáreas de Pinot Noir, la viticultora consigue cultivar las seis variedades de uva alsaciana como Pinot Gris, Pinot Blanc, Gewurztraminer, Moscatel, Riesling y Sylvaner. ¡Un verdadero mosaico! Para que florezca tal riqueza de vides, no es ningún secreto. El suelo debe ser bueno. Excelente, incluso. Así, Zinnkoepflé se caracteriza por suelos de piedra caliza y arenisca rosa; la caliza aporta tensión al vino, y la arenisca rosa una leve acidez. Certificado como orgánico, su meticuloso trabajo obviamente no es muy intervencionista. Para nutrir sus suelos y estimular el crecimiento de las plantas, se olvida de los productos químicos y prefiere las semillas de guisantes, que son ricas en nitrógeno. Como es costumbre alsaciana, algunas cosechas se retrasan y, por tanto, se realizan a mano.

Por supuesto, en la bodega, las vinificaciones son igualmente cuidadas. Lutzetal Pinot Noir se elabora en barricas de roble, mientras que los blancos, que constituyen el grueso de su elaboración, se envejecen en tinas para conservar una cierta frescura imprescindible para el vino. La mayoría de sus añadas tienen la particularidad de estar cortadas para la crianza, como el Riesling o el Grand Cru Zinnkoepflé Gewurztraminer, que pueden permanecer en reposo unos quince años en bodega.

Según RVF, Agathe Bursin “Ha seguido progresando a pequeños pasos, siempre al servicio de sus terruños […] ¡Las últimas añadas demuestran que sabe adaptarse a diferentes perfiles y a los caprichos de la naturaleza! ” Ante este éxito, sólo podemos aprobar sus declaraciones y constatar con agrado que la energía del viticultor está claramente lejos de agotarse.

Ver Uruguay y su produccion

Gewurztraminer grand cru Kinnoepflé Agathe Bursin 2019

Este gewurztraminer proviene de una microparcela ubicada a 350 metros sobre el nivel del mar sobre piedra caliza, lo que lo convierte en un verdadero modelo de equilibrio entre frescura y codicia. Las fermentaciones se inician de forma natural en levaduras autóctonas. No se realiza ningún encolado ni filtrado. La crianza se realiza en cubas de acero inoxidable. Este grand cru ofrece los aromas clásicos de gewurztraminer, especialmente rosa y lichi. En boca es un modelo de elegancia con una hermosa amplitud y un equilibrio entre el frescor de la fruta y la codicia. El final es sabroso y muy largo.

Zinnkoepflé Agathe Bursin Grand Cru Riesling 2018

Cortado para un período de guarda de diez o incluso quince años, este Riesling proviene de un grand cru que significa “Mont du Soleil”. Como su nombre indica, el clima soleado permite que las bayas alcancen una hermosa madurez fenólica y firmen un vino sabroso. La generosidad de sus notas aromáticas se equilibra con una tensión que trae su origen en suelo calcáreo

Riesling Bollenberg Agathe Bursin 2019

Este Riesling procede de viñedos de entre 70 y 20 años, cultivados en un terruño de piedra caliza, orientados al noreste. El vino ha sido envejecido durante seis meses en depósitos de acero inoxidable para conservar la frescura de sus aromas. Presenta así un bouquet aromático marcado por notas de frutas cítricas confitadas, frutas blancas y flores blancas. Tenso y puro al mismo tiempo, realza maravillosamente platos con acentos yodados cocinados con mimo.

Riesling Dirstelberg Agathe Bursin 2019

Con unos sesenta años de edad, el Riesling que compone esta cuvée proviene de una parcela de una hectárea orientada al sureste. Gourmet y aromático, seduce con la riqueza de sus notas de pera, frutas exóticas, flores y minerales. En boca revela unos azúcares residuales equilibrados por un agradable frescor. Para elaborar este vino, Agathe Bursin envejeció en depósitos de acero inoxidable sobre lías finas durante 6 meses.

Riesling grand cru Zinnkoepflé cosecha tardía Agathe Bursin 2017

Agathe Bursin, una estrella en ascenso de Alsacia, firma un Riesling de cosecha tardía marcado por notas de ciruela mirabel y flores blancas. El paladar amplio y sabroso revela toques de limón y melón maduros. Sírvelo con quesos azules o postres afrutados.

Agathe Bursin, lo que piensan los guías

Bettane + Desseauve

En la finca familiar de Westhalten, ahora cultivada en 6,10 hectáreas, Agathe practica la viticultura más cuidadosa en sus 38 parcelas, lo que le permite aislar todos los matices del terruño en sus vinos. Las vinificaciones se realizan con levaduras autóctonas, con crianza en tinas de acero inoxidable de 6 a 8 meses para conservar la frutosidad de la uva. Una promesa cumplida en botella, a veces con pequeños residuos que flotan en la boca pero que se educan regularmente en la mesa. Todas las cuvées muestran la misma pureza de fruta y un toque suave en el paladar, y pocas variedades de uva se quedan atrás. Un éxito magistral con los blancos de 2018 degustados este año, atuendos deliciosos para citar como ejemplo.

RVF

Agathe Bursin tiene quince añadas en esta pequeña finca familiar. Desde el principio, ha seguido avanzando a pequeños pasos, siempre al servicio de sus terruños que se extienden por Westhalten. El estilo de los vinos se afina para llegar hoy a Riesling secos y expresiones de suelos justos. Más de un tercio de la finca se encuentra en el gran cru de Zinnkoepflé. Allí se realiza un minucioso trabajo de parcela. En el viñedo o en la bodega domina a la perfección su tema y sus vinos. ¡Las últimas añadas demuestran que sabe adaptarse a los diferentes perfiles y a los caprichos de la naturaleza!

Vea todos los vinos de la finca Agathe Bursin aquí